¿Cuáles son los tipos de autoconsumo que existen en el mercado?

¿Cuáles son los tipos de autoconsumo que existen en el mercado?

Guía práctica para entender el autoconsumo

Al escuchar la palabra autoconsumo, lo primero que se viene a la mente suelen ser estos grandes paneles instalados en las cubiertas y tejados de las viviendas y edificios, es decir, las placas solares. Y aunque es cierto que la energía solar es la más utilizada dentro de esta modalidad de autoabastecimiento de energía, existen otras muchas formas de autoconsumo.

¿Qué es el autoconsumo?

El autoconsumo eléctrico es una manera de producir energía propia para una vivienda. Por ejemplo, a través de paneles fotovoltaicos o generadores eólicos.

Esta modalidad de consumo tiene innumerables ventajas, tanto para los consumidores que tienen su propia instalación, como para la sociedad en general:

  • Importante ahorro en la factura de la luz.
  • Mejoras en la gestión de la demanda a nivel colectivo y particular.
  • Ayuda a la reducción de la huella de carbono de los consumidores.
  • Apoyo a la transición energética y a la creación de puestos de trabajo verdes.

En el caso del autoabastecimiento solar, la energía se genera mediante placas solares. Es una de las opciones más populares en España, ya que el país saca un gran provecho de esos 300 días de sol al año que permite su clima, lo que significa una producción de energía solar casi ininterrumpida.

¿En qué consiste el autoconsumo solar?

El autoconsumo solar se consiste en la instalación de placas solares en viviendas unifamiliares o comunidades de propietarios, que transforman la luz del sol en energía eléctrica.

La corriente continua que se produce en las placas se transforma en corriente alterna por el inversor solar. La energía que se genera es utilizada para el autoabastecimiento de los hogares.

Partes de un sistema de autoconsumo solar

En un sistema de autoconsumo solar hay 4 elementos básicos:

  • Los paneles solares

En el caso de los tipos de placas solares, los más utilizados para el autoconsumo son los monocristalinos, aunque también se utilizan los policristalinos. Los primeros, ofrecen una mayor eficiencia y rendimiento y son los más recomendados para instalaciones residenciales.

  • El inversor solar

Es el aparato que transforma la corriente continua en corriente alterna. Existen varios tipos de inversores solares, pero destacan el monofásico y trifásico. También pueden ser híbridos, por lo que funcionarían tanto con sistemas aislados o con sistemas conectados a la red.

  • La estructura de soporte

Es un elemento esencial para conseguir el máximo aprovechamiento de la radiación solar, soportar los cambios de temperatura, inclemencias del tiempo y durabilidad.

  • El cableado

La correcta elección del cableado de la instalación de placas solares garantiza la durabilidad del propio sistema fotovoltaico.

Además de estos, hay otros elementos relevantes dentro de la instalación solar como: optimizadores de potencia, medidores de energía o baterías de almacenamiento. Incluso se pueden incluir aparatos como cargadores de coches eléctrico.

Cómo pasarse al autoconsumo solar

Existen tres tipos de autoconsumo solar según el modelo de instalación de placas:

  • El alquiler o renting: opción válida para probar con una instalación sin necesidad de comprometerse a la compra desde el principio.
  • La compra financiada: el consumidor será propietario de la instalación desde el primer momento y podrá ir devolviendo el importe financiado a plazos con determinados intereses.
  • La compra al contado: el consumidor será propietario de la instalación desde el momento en que ejecute el pago al contado.

Tipos de autoconsumo fotovoltaico

Dentro del autoconsumo también existen diferentes modalidades según  el plan de excedentes escogido, o en función del número de consumidores que utilizarán la instalación.

Autoconsumo solar con o sin excedentes

  • Autoconsumo con excedentes: según esta opción, se inyecta el excedente a las redes de transporte y distribución. Este tipo de autoconsumo puede ser con acogida a compensación o sin compensación. Es decir, o bien se negocia una compensación en la factura eléctrica con la comercializadora, o si no se puede vender la energía sobrante directamente a la red.
  • Autoconsumo sin excedentes: en esta modalidad, la instalación cuenta con un sistema antivertido que impide la inyección de energía eléctrica excedentaria a la red de transporte o de distribución. No obstante, la energía excedentaria se puede almacenar en baterías para su uso futuro.

Autoconsumo solar según el número de consumidores

  • Autoconsumo individual: solo existe un consumidor asociado a una instalación o instalaciones de producción.
  • Autoconsumo colectivo: aquel en el que varios consumidores están asociados a la instalación o instalaciones de producción próximas.

Otros tipos de autoconsumo que no son fotovoltaico

El más común, por ahora, es el autoconsumo fotovoltaico, pero existen otros tipos de autoabastecimiento.

  • Autoconsumo con energía térmica

La energía solar térmica es similar a la eléctrica, pero esta no produce electricidad, sino calor. Se capta con la ayuda de las placas solares térmicas y se utiliza para obtener agua caliente sanitaria, calentar la vivienda o climatización de piscinas, entre otros.

  • Autoconsumo a través de biomasa

Es un tipo de autoconsumo bastante común, consiste en la utilización de residuos orgánicos para transformarlos en energía mediante combustión.

  • Autoconsumo minieólico

La energía eléctrica se obtiene con la ayuda de aerogeneradores terrestres que aprovechan el viento para generar la corriente a través del movimiento. El modo en el cual se produce la energía, desde la fuente renovable hasta su transformación en electricidad, es similar a la energía solar fotovoltaica.

FAQs

¿Qué es el autoconsumo fotovoltaico?

Es la producción de energía eléctrica propia para el abastecimiento de una vivienda o cualquier otra instalación. Se obtiene a partir de la instalación de paneles solares que transforman la radiación del sol en energía eléctrica.

¿Qué tipos de instalaciones fotovoltaicas existen?

Existen dos tipos: aisladas o conectadas a la red eléctrica. En las instalaciones conectadas a la red hay varios subtipos:

  • Acogida a compensación.
  • Con acumulación de baterías.
  • Sin excedente.

¿Cuánto cuesta un sistema de autoconsumo fotovoltaico?

El precio de una instalación fotovoltaica para una vivienda unifamiliar está entre 0,8€ y 1.4€ por kWh de consumo anual. Lo que supone que el coste de un sistema de autoconsumo solar para una casa con un consumo de 4.000 kWh al año sea de entre los 3.000 y 6.000 €. El precio final dependerá de la instalación y calidad de los componentes.

¿Cuánto se tarda en amortizar la inversión?

La inversión de la instalación queda totalmente amortizada en un plazo de entre 2 a 5 años.


Contacta con nosotros directamente en nuestro Buzón del Experto. Estaremos encantados de ayudarte.

Últimos posts

Cómo aprovechar la energía solar para afrontar la compensación al gas

El autoconsumo solar y el tope al gas ¿cómo...

Mantenimiento de placas solares: quién se encarga y precios

¿Qué mantenimiento necesita mi placa solar? Los paneles solares son...

Real Decreto 244/2019 para instalar placas solares

Normativa para la instalación de placas solares Esta normativa certifica...

Tipo de subvenciones en la Comunidad de Madrid

Ayudas para el autoconsumo fotovoltaico en Madrid La Comunidad de...